provatuberculina2

La prueba de la tuberculina o intradermorreacción de Mantoux permite diagnosticar si la persona ha sido infectada con el bacilo tuberculoso.
  •  Personas que hayan tenido contacto con alguien que tenga tuberculosis. (familiares, amigos, compañeros de trabajo o de escuela, etc.).
  • Personas que tengan síntomas sugestivos de tuberculosis como:
    fiebre
    sudores nocturnos
    pérdida de peso
    tos y/o expectoración
    cansancio constante
    pérdida de apetito
  • Personas que tienen o pueden tener enfermedades que cursan con inmunodepresión.
  • Personas a las que se lo exigen por cuestiones laborales.
Con una aguja muy fina, se inyecta debajo de la piel del antebrazo una sustancia inofensiva llamada tuberculina. No produce dolor y como para cada prueba se utilizan agujas nuevas y esterilizadas no hay riesgo de contagiar enfermedades.

A las 48-72 horas se debe evaluar el resultado por personal sanitario experto.

Ninguno especial. Se recomienda no cubrir el lugar del pinchazo con una tirita y norascarse el brazo, si existe sensación de picor, poner una compresa fría.

Es muy importante acudir a la lectura de la prueba a las 48-72 horas.

  • Puede ser que la persona no haya sido infectada por el bacilo tuberculoso.
  • Puede ser que la prueba se realizara demasiado pronto, y la persona infectada aún no responda. En este caso se debe repetir a los 2-3 meses del último contacto con un paciente tuberculoso.

No obstante si la persona ha estado mucho tiempo en contacto con alguien que tenga tuberculosis, como medida preventiva, deberá tomar medicación.

  • Puede ser que la persona esté infectada con el bacilo tuberculoso, esto no significa que tenga la enfermedad.
  • Puede ser que la positividad se deba a la vacunación BCG o a infecciones por micobacterias no tuberculosas.
  1. Si el resultado de la prueba es negativo, normalmente no es necesario hacerse otra prueba en ese momento.
  2. Si el resultado de la prueba es positivo, se deberá practicar una radiografía de tórax para descartar la tuberculosis.
  3. Si el resultado de la radiografía es normal, significa que probablemente no se padece la enfermedad y sólo se sufre infección tuberculosa. En este caso suele prescribirse un tratamiento preventivo a fin que que no se desarrolle la enfermedad en un futuro (ver información sobre tratamiento preventivo de la tuberculosis).
  4. Si las radiografías no son normales, se practicarán más pruebas para determinar si se padece tuberculosis o cualquier otra enfermedad. En caso de tener tuberculosis deberán seguirse diversas medidas (ver información para familias con casos de tuberculosis).
No tiene contraindicación alguna. Los efectos secundarios causados por la prueba de la tuberculina son muy infrecuentes. Sin embargo, una persona que haya estado expuesta al bacilo tuberculoso puede tener hinchazón en el brazo que desaparecerá en una o dos semanas. En casos extremos puede aplicarse una crema de corticoide.

Todas las pruebas, medicinas y exámenes médicos para la tuberculosis pueden ser gratuitos. Consulte a su médico o al Programa de Prevención y Control de la Tuberculosis correspondiente.

 

Volver